Páginas vistas en total

martes, 16 de agosto de 2016

REGLAS DEL ESCLAVO


1. A partir del momento en que tu Amo te acepta como esclava pasas a ser de su entera propiedad en cuerpo y mente y tu única aspiración será adorarlo y complacerlo cada día mas y mejor

 2. Tu no tienes voluntad ni quieres nada. Tus únicos deseos son las ordenes de tu Amo.

3. Tu no tienes nombre. Eres simplemente un objeto, un instrumento que tu Amo podrá llamar como quiera y usar en cualquier momento para obtener placer sexual o mental. Tu obligación es darle el máximo.

 4. No harás nada que no sea ordenado o autorizado por tu Amo. Permanece siempre expectante porque las ordenes pueden serte dadas de muchas formas: de viva voz o con una simple mirada, a puntapiés o a latigazos, señalando con la punta de los dedos o chasqueándolos, etc..

5. Escucha con la máxima atención las palabras de tu Amo y cumple sus ordenes al pie de la letra.

 6. A cualquier indicación de tu Amo contestarás siempre "Si, mi Amo" o lo que el te haya ordenado, agachando la cabeza en señal de obediencia. Para ti el NO es impronunciable.

 7. Para tomar cualquier decisión, tanto en tu vida privada como en relación con tu Amo, lo harás en función de sus gustos y preferencias, tal como el te habrá enseñado durante tu doma

 8. No tienes derecho a cruzar tu mirada con la de tu Amo. Permanece con la cabeza agachada en señal de obediencia y sumisión salvo que el desee lo contrario.

 9. Mientras estés en escena pero no seas usada permanecerás en el rincón que tu Amo te tenga reservado guardando la que debe ser tu posición "de espera": de rodillas, con la cabeza agachada y en silencio. Podrás apoyar las nalgas sobre tus talones pero mantendrás la espalda erguida y los brazos pegados al cuerpo para realzar tus pechos. Apoyarás las palmas de las manos sobre los muslos y procurarás que los dedos queden bien estirados y separados.

 10. Tu otra posición habitual será a cuatro patas, como una perra, manteniendo la espalda horizontal, las piernas abiertas y separadas y el coño expuesto.

11. Cuando tu Amo te llame a su presencia te presentarás ante él adoptando en la posición "de examen": de pie, piernas abiertas, espalda erguida, manos en la nuca. Después de ser examinada debes ponerte de rodillas frente a el, tu cara a la altura de su polla.

 12. Aprende los gestos y las actitudes propias de una esclava: nunca cruces las piernas, ni en publico ni en privado, y acostúmbrate a mantener los labios entreabiertos. Aprende también las posiciones para servir de mueble a tu Amo: como felpudo o mesilla auxiliar, para que sus pies puedan descansar sobre tu espalda, para que las palmas de tus manos le sirvan de bandeja o cenicero, para sostener una copa entre tus pechos...

 13. Cuando estés en el trabajo, en tu casa o por la calle y tu Amo te llame para que acudas a su presencia lo harás sin excusas ni dilaciones innecesarias. Estás a su entera disposición las 24 horas del día. Ten siempre a mano las prendas o los objetos necesarios para presentarte ante él.

 14. No te preguntes las razones de las ordenes o castigos de tu Amo. Simplemente acéptalos y cúmplelos poniendo todo tu empeño en ello. Tu dolor es el placer de tu Amo y esa es la única razón de tu servidumbre

 15. No esperes de tu Amo las más mínimas muestras de afecto. Lo mas parecido a ellas serán los azotes de su fusta, que agradecerás uno a uno diciendo "Gracias, mi Amo" o lo que él te haya ordenado.

 16. Tu Amo decidirá cual debe ser tu aspecto en cada momento. Como debes mostrarte ante él y cómo en público. Por regla general llevarás peinados sencillos y cortes de pelo rectos. Tu ropa de calle habitual consistirá en prendas discretas y holgadas y zapatos planos

 17. Te comportarás en público con la máxima discreción, pero si tu Amo desea verte o exhibirte como una putaperra entonces deberás vestir la indumentaria apropiada y adoptar poses obscenas y extremadamente provocativas.

 18. Tu Amo podrá depilarte o raparte como y cuando le apetezca, para castigarte o simplemente para ajustar tu aspecto a sus deseos. Si temes ser rapada, piensa que para él aumentará tu atractivo y que es a el, solo a el, a quien debes gustar.

 19. Puesta en escena, tu Amo decidirá las prendas que debes lucir en cada situación, Por regla general se consideran imprescindibles un collar de perra y calzado de tacón alto, sean botas por encima de las rodillas, zapatos de salón o sandalias que estimulen su fetichismo. Cualquier otra prenda no deberá dificultar el acceso inmediato de tu Amo a tus orificios. Por eso están prohibidos los panties y se recomienda que los bodies, corsés, etc. dejen los pechos al descubierto y los realcen.

 20. Te sentirás orgullosa de llevar el collar de perra o cualquier otro atributo de esclava que tu Amo te imponga (cadenas, marcas, etc.) pues significan que le perteneces

 21. Cuando tu Amo te ordene que te quites o pongas una prenda lo harás con celeridad y dejando las cosas perfectamente ordenadas

 22. Procura reunir un buen vestuario de cuero, látex, charol o vinilo así como un muestrario variado de botas y zapatos conforme a las preferencias de tu Amo. En tu ropero habrá por lo menos indumentaria adecuada para asumir los roles de criada, puta, esclava y gran perra.

 23. Cuida tu cuerpo para que tu Amo te encuentre siempre atractiva y dispuesta a ser usada. Mantén con el máximo cuidado la higiene corporal. Evita los perfumes fuertes y los excesos de cosmética y maquillaje salvo que tu Amo lo desee. Tu cutis, tus labios, tus pechos o tu coño deben parecerle apetitosos en todo momento

 24. En presencia de tu Amo cuida tus gestos, tus posturas y tus movimientos de forma que resulten excitantes. Descubre tu misma cuando le apetece verte insinuante y sensual y cuando desea que seas la más guarra y la más salvaje de las putas.

 25. En este caso demuéstrale sin ninguna reserva que estás hambrienta de su polla y de su látigo.

 26. Venerarás los instrumentos con que tu Amo te someta a su disciplina con la misma reverencia con que adorarás su polla.

 27. La polla de tu Amo requiere la máxima adoración. Cuando la introduce en cualquiera de tus orificios. Cuando la lames o la succionas. Cuando te la refriega por la cara. Cuando mana chorros de semen. Cuando te rocía con su orina o simplemente cuando está en erección, sea a la vista, sea oculta.

 28. La leche eyaculada por tu Amo será para ti un regalo precioso y un exquisito manjar que en ningún caso debes desperdiciar. Recoge siempre con el máximo cuidado la que quede alrededor de tu coño o sobre tu cuerpo y trágatela golosamente a no ser que recibas la orden de darte un masaje con ella. Si a tu Amo le apetece correrse en tu boca o en tu cara, o si quiere que le limpies la polla después de correrse, usa la lengua.

 29. Si tu Amo se corre en un preservativo, pídele permiso para apurar su contenido. Si se masturba, acércale una fuente y sosténla para recoger su chorro de leche. Luego límpiale cuidadosamente la polla y las manos con tu lengua y pide su autorización para sorber su leche como una perra hambrienta.

 30. Vas a ser usada como el urinario de tu Amo. Ofrécele tu cuerpo, tus manos y tu boca para ser regada. Aprende a recibir la orina de tu Amo con la boca abierta y aprecia su sabor, porque es el sabor de tu Amo. Rinde a la orina de tu Amo los mismos honores que a su leche.

 31. Cuando tu Amo te considere suficientemente adiestrada te concederá sus excrementos. Aprende a lamerle el culo, a recibirlos y a venerarlos. No rechaces la posibilidad de ser alimentada con ellos.

 32. En presencia de tu Amo no tendrás intimidad. Suplica su autorización para hacer tus necesidades y él decidirá como y donde debes hacerlas.

 33. Dormirás desnuda y en el suelo. Si tu Amo te permite hacerlo de forma mas confortable considéralo un privilegio.

 34. Cuando tu Amo te ordene que cojas o le traigas algo tu forma natural de hacerlo será con la boca y desplazándote a cuatro patas o sobre tus rodillas.

 35. Tu lugar natural para comer es el suelo, como las perras. Deberás acostumbrarte a hacerlo sin ayuda de las manos, a mordiscos y lametazos, ensuciándote la cara, sorbiendo los líquidos

 36. Mantén tu boca entreabierta, tu lengua y tus labios húmedos y dispuestos para lamer y chupar en cualquier situación, salvo cuando tu Amo te amordace.

 37. Cuando tu Amo te ordene que limpies algo hazlo lamiendo, tanto si se trata de alguna parte de su cuerpo (polla, manos, ano..) como de sus zapatos o incluso del suelo.

 38. Por regla general permanecerás en silencio, pero cuando dirijas la palabra a tu Amo hazlo con el máximo respeto y dándole el tratamiento que te ha enseñado (mi Amo, mi dueño, mi señor...). Mantén la cabeza agachada y háblale sin levantar el tono de voz. Utiliza frases cortas y di las cosas con claridad, brevedad y precisión. No hagas preguntas innecesarias. Tienes terminantemente prohibido decir cosas del tipo "quiero..", "me gustaría", etc. pues tu voluntad ha sido anulada

 39. Cuando te encuentres en presencia de tu Amo y una tercera persona te dirija la palabra deberás darle a entender que primero debe dirigirse a él para que te autorice a hablar

 40. Cuando participes en escenas en las que además de tu Amo intervengan otras personas o esclavos, demuestra a todo el mundo que tu Amo es el mejor y que ha hecho de ti la más sumisa, la más guarra y la mas puta de las esclavas. Haz que se sienta orgulloso de ti.

 41. Llegará el día en que tu Amo te prestará a otros Amos, a sus amigos o incluso a otros esclavos. Sírvelos tal como tu Amo desee y niégate a todo aquello para lo que no tengas su autorización. Delata a quienes pretendan separarte de tu Amo.

 42. Si tu Amo posee otras esclavas o esclavos además de ti, serás siempre la ultima en sus preferencias. No aspires a ninguna prioridad o trato preferencial.

 43. Tus órganos sexuales no te pertenecen. Como todo tu cuerpo son propiedad de tu Amo que dispondrá de ellos a su antojo. En ningún caso podrás usarlos para buscar placer por tu cuenta sin la autorización de tu dueño.

 44. Tus orgasmos serán siempre autorizados y administrados por tu Amo. No tendrás ninguno sin su permiso, que incluso suplicarás cuando estés siendo usada por él. Si incumples esta regla te expones a un castigo muy severo.

 45. Tu coño, tu ano y tu boca serán follados indistintamente

 46. No rehuyas ni opongas resistencia a la disciplina o los castigos que tu Amo te imponga. Superarás mejor cada una de las pruebas si aprendes a tensar o relajar tu cuerpo en función de las situaciones, cuando tu Amo te azote, te fustigue, te golpee, te pellizque, te arañe, te ate, te amarre, te suspenda o te folle.

 47. Acepta las marcas que los azotes de tu Amo dejarán sobre tu cuerpo. Son adornos para su placer. Tu Amo decidirá si debes ser tatuada o anillada, donde y cuando. Las esclavas anilladas son siempre las preferidas de sus Amos.

 48. Desarrolla tu capacidad de autocontrol sobre las sensaciones dolorosas para mejorar progresivamente tus prestaciones. Verás gozar a tu Amo y te sentirás satisfecha de conseguirlo.

 49. Eres una esclava y no tienes capacidad de iniciativa, pero debes rehuir las actitudes puramente pasivas y resignadas, absolutamente inapropiadas. Muéstrate siempre expectante, participativa e imaginativa. De vez en cuando ofrece a tu Amo alguna parte de tu cuerpo para su disfrute, regálale prendas u objetos que pueda usar contigo y demuéstrale aquellas de tus habilidades que últimamente no ha explotado. Hazlo para complacerle pero asume que si no lo consigues serás castigada.







 50. El adiestramiento y el aprendizaje de una esclava no acaban nunca. La imaginación es el mejor instrumento para un perfeccionamiento constante.

 51. Confiesa a tu Amo todo aquello que realices en contra de su voluntad, incluso los pensamientos negativos. Se absolutamente transparente porque la mentira o el engaño significarían el fin de tu servidumbre. Ahuyenta tus dudas exponiedolas abiertamente. Tu Amo decidirá los castigos que mereces y tomará las decisiones oportunas para tu reeducación

 52. Solicita periódicamente autorización para exponer a tu Amo un balance de tu servidumbre: los cambios que notas, los logros de los que te sientes orgullosa, aquellas cosas en las que temes no complacerle al 100% y aquellos otros retos frente a los cuales todavía te sientes insegura o temerosa. Pídele ayuda para vencerlos y renueva tus promesas de absoluta sumisión.

 53. Agradece infinitamente a tu Amo cada uno de sus desprecios, de sus castigos, de sus humillaciones, de sus azotes... porque son etapas del camino que conduce hacia la virtud.

 54. El poder y la autoridad de tu Amo te infunden temor y respeto. Su sabiduría y su perverso refinamiento te fascinan. Estás orgullosa de pertenecerle y tu máxima satisfacción es comprobar que usarte le produce mas placer cada día.

 55. Conclusión: si deseas satisfacer plenamente tus fantasías de esclava debes concentrar todas tus energías, absolutamente todas, en adorar, complacer y obedecer ciegamente a tu Amo, tu único Dueño y Señor.
ah esto lo hizo un tal Whipmaster ke dice ke hay ke decirlo ke lo hizo el me lo pasaron estando en charozona hace unos años.


EL DOMINANTE


Una muy buena cita, y puedes oírla de una persona dominante. Si, los dominantes nacen de esta manera .Pero tienen que empezar por algún sitio, el aprendizaje es una herramienta muy importante para un dominante que quiera llegar a ser eso:  un buen dominante.
Entonces, ¿qué es un buen dominante?
Lo que sigue es una opinión y de ninguna manera es la única a seguir, hay muchas opiniones diferentes respecto a este asunto y te sugiero que las busques. Se usa  el pronombre en masculino , pero los dominantes pueden ser hombres o mujeres.
 ¿Qué debe ser un dominante? La pregunta sólo puede ser contestada de forma individual . Pero aquí hay una  respuesta orientativa de lo que debe ser un dominante.
El dominante debe tener el control de sí mismo , antes de nada. Él es comprensivo, protector...No permite que su ego lo ciegue a la hora de aprender cosas sobre Él y sobre su sumisa. Él sabe como amar y cómo apreciar el regalo que se le ha hecho.
Cuando el dominante encuentra una nueva sumisa, Él no exige respeto sino que se lo gana, primero explora su mente, conociéndola a fondo, no busca seducirla sino conocerla primero como persona , para así construir una relación de pareja, en caso de que vaya a haberla.
Si es un buen dominante, no hace todo esto para ganarse una sumisa sino porque es capaz de encandilar a alguien sin la trampa de la sexualidad. NO es un ave de rapiña sino un profesor que desea compartir sus conocimientos y con la satisfacción de que así puede ayudar a alguien más.
Si ella se le ofrece como sumisa, Él será el primero en ofrecer información personal, ya que se da cuenta de lo peligroso que es que ella caiga en las manos equivocadas y busca guiarla protegiéndola, no se toma a la ligera sus preocupaciones porque sabe que para ella son muy reales.
Él también sabe que su relación depende de la sinceridad, de la comunicación. Él será sincero respecto a sus vida, a sus gustos, a lo que espera de ella y sabe que ahí ella estará poniendo toda su confianza en Él, por lo tanto, no debe jamás defraudarla en ese sentido.
Para poseerla , primero debe ganarse su respeto , para hacerlo debe demostrar que es quién dice ser , que se preocupa por ella , que saltará sus límites para que ella se de cuenta de lo fuerte que puede llegar a ser y que se tomará todo su tiempo para conocerla como persona primero y luego como sumisa, Él sabe lo maravilloso que es el regalo que ella le da y toda la confianza que pone en Él.
Con este propósito, habla con ella ,conociendo sus necesidades y deseos y expresando los suyos propios , incrementando la confianza en ella misma , saltándose poco a poco sus limitaciones para hacerle ver que puede ser más fuerte de lo que ella pensaba , es decir, abriendo poco a poco la flor de su sumisión.
Si ella tiene una baja autoestima, El le demuestra que la respeta y que se encuentra feliz de poder compartir su tiempo con ella .Él le muestra que es bella , enfatiza sus cualidades y le explica que el regalo que a Él le ofrece es el más grande de todos, ella misma.
Él se toma su tiempo para conocer su alma antes que su cuerpo ya que el dominante conoce a su sumisa , tiene lugar una conexión que a Él le permite adivinar sus deseos, sus necesidades, sus pasiones. Con este nuevo conocimiento, el dominante puede llevar a su sumisa a cotas más altas de placer , guiarla y caminar con ella, juntos, mientras buscan niveles más altos de amor y compromiso.
Al aceptar una sumisa, un dominante contrae muchas responsabilidades . Él no la ayuda sólo en el dormitorio sino también en la vida . Él está ahí siempre que ella lo necesita , para cuidarla, para aliviarla cuando esté deprimida, para aliviar su dolor cuando esté enferma , para ayudarla a superar sus miedos y preocupaciones, para abrazarla y amarla cuando necesite afecto.
Él lo hace porque así lo desea, ya que el regalo que ella le ha hecho lo ha dado por su propia voluntad. Él intenta comprender su mente, su alma, porque sólo así ambos pueden crecer como personas. Ella es su posesión más preciada y Él se esfuerza por mostrarle su amor así como lo hará ella, todos los días.
El dominante no busca cambiar a su sumisa en lo que Él quiere pero aprovecha la oportunidad de mostrarle lo que ella puede llegar a ser. Él disfruta mostrándole sus cualidades y la guía para ayudarla a convertirse en la persona que ella quiere ser. Él le indica cual puede ser el camino más correcto a seguir pero nunca se lo impone. Una vez que ella lo encuentre, Él la animará a seguir , empujándola despacio para que sea la mujer que Él sabe que puede ser.  
¿Hay un perfil del dominante perfecto?.



 Creo que no, la perfección es algo que se intenta alcanzar pero nunca se obtiene. Es la lucha por lograr la perfección lo que hace a un buen dominante. No hay una descripción de un buen dominante así como la belleza depende del ojo que mira. Todo lo que se puede decir es que un dominante debe tener buenas cualidades tales como fuerza, habilidad, confianza en sí mismo, control , y saber que siempre puede aprender más. Él debe ser cariñoso, alegre, con honor y caballeroso , debe respetar no sólo a su sumisa sino también a todas las demás mujeres.  




El dominante debe estar seguro de sí mismo, y no por ello pensar que es superior a los demás. Él debe estar seguro de sus ideales pero no tan seguro como para creer que son la única opción. Él debe dejar que cada uno viva su vida, aunque sea distinta a la suya sin dejar a nadie en ridículo. Si ve algo que está mal, debe intentar arreglarlo pero no imponiendo su visión como la más acertada .
Él debe conocer la diferencia entre el castigo y el juego , entre el dolor y la sensación. Nunca abusa de su poder cuando está enfadado , ni se muestra enfadado y contrariado mientras juega y no descarga su ira sobre su sumisa ya que sabe que para controlarla debe controlarse Él mismo primero.  



Él ejercita sus artes para ayudar a su sumisa en la tarea de ser la mujer que ella quiere ser, y se toma su sumisión muy en serio, sabiendo que es algo que ella no da a la ligera y así debe considerarlo , como una joya preciosa.
La sumisa debe afianzar su feminidad. Ella se ofrece a su Amo libremente y le regala su sumisión a cambio de amor, guía, comprensión y sinceridad. Ella obedece porque así lo quiere, no porque se vea forzada a ello.
Ella llega a Él siendo una mujer, pero insegura de su papel, buscando su guía y aprende rápidamente que es lo que se espera de ella. Con este aprendizaje y a medida que Él se abre mas a ella, ella empieza a darse, a dar su alma, sus secretos, hasta que los dos estabilizan su relación , construyéndola día a día, compartiendo sus secretos y sus almas, y caminar así, juntos por la vida.
A ella jamás debe intentar quitarle el control ya que ella se lo ofrece libremente cuando ya hay un fuerte vínculo de confianza entre ambos. La sumisa debe tratar a su Amo dándole todo lo mejor de ella misma y el Amo debe tratar a la sumisa aceptándola como es y su sumisión hacia Él.
El entrenamiento es una parte importante dentro de la relación. La  sumisa debe saber cuando arrodillarse , cómo sentarse, etc...Ella hace todas estas cosas para complacer a su Amo en todo lo posible.
Se dice que el dominante tiene todo el control y en algunos casos, así es . pero es una relación de mutuo acuerdo, el dominante tiene el control pero solo hasta donde la sumisa no vea invadida su intimidad. Él debe expandir sus límites para el placer de ambos. Sin embargo, la sumisa puede irse en cualquier momento, aunque esto sea duro, si el dominante no satisface sus necesidades e intereses.
Se dice que una sumisa no tiene responsabilidades pero esto no es así. Ella debe agradar a su Amo, actuar como Él desea, debe respetar a su Amo así como Él debe respetarla y protegerla.
Ella debe confiar en su Amo así como Él en ella. Ella necesita saber cuando su Amo está actuando para su mejor interés y cumplir, gustosamente, sus órdenes. A veces, tendrá que hacer cosas difíciles e incluso, embarazosas, pero no las debe de hacer ciegamente sino sabiendo que es para el placer de ambos.
Una sumisa tiene un papel maravilloso si encuentra al Amo adecuado. Con Él, crecerá emocionalmente y espiritualmente hacia lo que quiere llegar a ser , aprenderá a amar libremente y encontrará la fuerza dentro de ella. 



El dominante también se convierte en el hombre orgulloso de ser profesor y  protector. Orgulloso de ocupar su lugar y del placer mutuo . Juntos, embarcarán en un viaje que los llevará fuera de los límites de la sociedad hasta la inmensidad del universo.




viernes, 15 de julio de 2016

BDSM

                                                                               BDSM


No. 1 Concepto. El término BDSM se emplea a menudo, de forma equivocada, como sinónimo de sadomasoquismo. En realidad, es una sigla que da nombre a lo que hoy en día es considerado como una subcultura específica entre sus practicantes. El BDSM se halla estrechamente asociado con la subcultura leather y la sigla BDSM corresponde al término Bondage, Disciplina, Sado y Masoquismo. A su vez también contempla los términos Dominación y Sumisión, agregando dos nuevas variantes a la misma. La práctica del BDSM contrariamente a lo que muchos creen, no se basa en inflingir o provocar dolor; es mucho más abarcativa, un mundo intelectual, estética y eróticamente rico y complejo.

No. 2 Prácticas. Cada práctica tiene un significado mucho más profundo de lo que a priori podría parecer. El castigo de un Dominante a su sumiso no termina ahí, este acto conlleva un acto erótico y pone en manifiesto la entrega de una persona a otra, y la aceptación de la responsabilidad, del cuidado y protección de la parte Dominante hacia la sumisa. Más allá de la gran cantidad de prácticas que abarca el BDSM (y que sería imposible enumerar), estamos hablando de un concepto, una filosofía global donde el placer es el objetivo, pero que requiere de diversos factores tales como consenso, seguridad, confianza… y una vez alcanzado estos, no hay nada que se le asemeje.

No. 3 R.A.C.K. Desde los años noventa surge un nuevo concepto, el Rack, es el acrónimo de Risk Aware Consensual Kink, riesgo asumido y consensuado para prácticas de sexualidad alternativa (o no convencional): racsa. El racsa pone los acentos en la responsabilidad propia de los participantes en una actividad BDSM, responsabilidad informada y consensuada para evaluar y asumir los riesgos de dicha actividad. Más queuna diferencia semántica o de concepto, los partidarios del racsa tratan de modernizar una definición (la del SSC) que se concibió fundamentalmente para trazar una línea divisoria con los malos tratos o la violencia de género, pero que sus mismos impulsores han tenido que reconocer, una y otra vez, que su propósito original estaba siendo defraudado y prostituido por el uso intolerante, extremista y poco inteligente por parte de algunos grupos marginales dentro de la comunidad BDSM.

No. 4 El cuidado y el respeto. No deben confundirse las torturas y humillaciones con la falta de respeto. Todas las acciones llevadas a cabo en un ambiente BDSM son acciones previamente consensuadas y proyectadas dentro de un marco de seguridad. El cuidado es otro de los factores fundamentales. El dominante tiene la obligación de asumir la responsabilidad del cuidado y el bienestar de su sumiso, ya que este se entrega completamente en sus manos. Es por eso que la confianza es tan necesaria en este tipo de relaciones. El BDSM no es improvisación ni se basa en el dolor per sé, sino que por el contrario, requiere de meditación y planificación previa, control, precaución, consideración y otros diversos factores. La comunidad internacional vinculada al BDSM viene poniendo especial énfasis en que las prácticas sean SSC, es decir, Safe (Seguras, en cuanto al conocimiento necesario sobre su desarrollo y sobre el material usado, así como sobre la prevención de riesgos), Sane (Sensatas, en cuanto a la capacidad razonable de decisión por parte de los actores, no alterada por drogas o bebidas y acorde con la experiencia de cada participante, sabiendo diferenciar fantasía y realidad) and Consensual (Consensuadas, en cuanto a que los participantes estén de acuerdo sobre la forma e intensidad con la que se realicen, e igualmente que dicho acuerdo pueda rescindirse en cualquier momento.), término acuñado en 1983 por David Stein.

No. 5 Roles. En el BDSM se identifican dos roles: dominante (también usado el término top, o activo ) y sumiso (también bottom o pasivo). El dominante es el que disfruta de estas prácticas manteniendo la iniciativa y el control de la acción, mientras que la parte sumisa obtiene placer al entregarse en manos del dominante, para que sea éste quien le dirija.

Articulo sobre el BDSM

Estilo de vida y Estilo de vida BDSM, by Dragón


Una de las características del BDSM es el uso de una cierta jerga que le es propia.Generalmente son palabras y términos de uso general, pero que aplicados a nuestro contexto cobran un sentido diferente, en mayor o menor medida, al original. Palabras como castigo, esclavitud (esclavo/a), tortura, disciplina… tienen un significado sensiblemente diferente al que podemos encontrar en los diccionarios comunes.
Lamentablemente, no son pocas las ocasiones en que conceptos y términos no del todo bien definidos dan lugar a malentendidos. A veces, el problema de comunicación surge por la diferencia de concepto que para los interlocutores puede representar un término. Por ejemplo, no es lo mismo sadomasoquismo (=patología) que sadomasoquismo (=práctica BDSM). Otras, el problema surge de ese “pensamiento mágico” que tenemos los seres humanos que nos lleva a llegar a desvirtuar la realidad de un concepto para hacerlo más bello, más mágico ante nuestros propios ojos o ante los de los demás. Y otras, simplemente, para ayudarnos en esa absurda competición de “ser lo más”.
Uno de esos términos de concepto “abstracto” es el de estilo de vida BDSM. No es raro encontrar a muchas personas que sin dudarlo declaran de sí mismos que tienen un estilo de vida BDSM… ¿Pero a qué se refieren? ¿Qué quieren decir con esto? ¿Existe el estilo de vida BDSM? Si es así, ¿cuál es?.
Intentar responder a estas preguntas es el objeto de este artículo.
Pero, antes de comenzar, debo aclararles que no soy profesional de la sociología, ni nada que se asemeje. Tan sólo soy una persona con mucha curiosidad y que encuentra placer al satisfacer sus ansias de conocimiento. Por tanto, el artículo que van a leer es el fruto de mi búsqueda personal de información, mis reflexiones y mis conclusiones intentando responder a las preguntas formuladas más arriba. Mi intención no es convencerles de nada y mucho menos sentar cátedra al respecto. Más bien invitarles a que reflexionen sobre la información que les brindo y obtengan sus propias conclusiones. Tal vez sean éstas las mismas que las obtenidas por mí. Tal vez no, en cuyo caso, les invito a compartirlas con todos nosotros.
En el artículo, he intentado resumir al máximo las ideas y exponerlas de la manera más sencilla posible. Soy consciente de que seguramente encontrarán muchos posibles matices que podrían haberse tratado de una forma más profunda y extensa. Pero de haber hecho tal cosa, no habría servido si no para complicar más la exposición del concepto.
Comenzamos por lo más elemental, la búsqueda de la definición de “estilo de vida”…

DEFINICIÓN DE ESTILO DE VIDA:
Se atribuye a Alfred Adler[1] el acuñamiento del término “estilo vital”, el cual conocemos hoy como “estilo de vida”, influenciado por las teorías de Jan Smuts (filósofo y estadista surafricano), quien defendía que para entender a las personas hay que hacerlo dentro del contexto de su ambiente físico y social, en lugar de hacerlo considerándolas una colección de trozos y piezas. El mismo Adler definía así el concepto de “estilo de vida”:
“El estilo de vida de un árbol es la individualidad de un árbol expresándose y moldeándose en un ambiente. Reconocemos un estilo cuando lo vemos contrapuesto a un fondo diferente del que esperábamos, por lo que somos conscientes entonces de que cada árbol tiene un patrón de vida y no es solo una mera reacción mecánica al ambiente”.
Para Adler, el estilo de vida era pues la forma en cómo cada individuo vive su vida, la forma en que maneja sus problemas y las relaciones con los demás. De esta manera, podemos distinguir a los individuos según cual sea su visión del mundo, los objetivos que se imponen, así como en función del modo en que organizan su vida cotidiana dentro de un contexto social.
En las páginas de la Wikipedia en español, podemos encontrar esta definición de “estilo de vida” desde el punto de vista sociológico:
“En sociología, un estilo de vida es la manera en que vive una persona (o un grupo de personas). Esto incluye la forma de las relaciones personales, del consumo, de la hospitalidad, y la forma de vestir. Una forma de vida típicamente también refleja las actitudes, los valores o la visión del mundo de un individuo.
Tener una “forma de vida específica” implica una opción consciente o inconsciente entre un sistema de comportamientos y de algunos otros sistemas de comportamientos.
La primera vez que apareció el concepto de “estilo de vida” fue en 1939 (las generaciones anteriores pudieron no haber necesitado este concepto porque no era significativo al ser las sociedades relativamente homogéneas). Alvin Toffler predijo una explosión de los estilos de vida (denominados “subculturas”) debido al incremento de la diversidad de las sociedades postindustriales. Jeremy Rifkin en la ‘construcción de la edad moderna’ de su libro El sueño europeo, describe el estilo de vida y la vida cotidiana en Europa y Estados Unidos; en las épocas históricas, en las actuales y en la llegada de la era global, después del individualismo y el comunitarismo. Pierre Bourdieu centra su teoría en el concepto de habitus entendido como esquemas de obrar, pensar y sentir asociados a la posición social. El habitus hace que personas de un entorno social homogéneo tiendan a compartir estilos de vida parecidos.” [2]
De la versión en inglés de la Wikipedia[3], traducimos:
” Un estilo de vida es un sistema de comportamientos que tiene sentido en sí mismo y para los demás dentro de un tiempo y lugar, esto incluye la forma de las relaciones personales, consumo, entretenimiento y vestir. Los comportamientos y prácticas dentro de un estilo de vida son una mezcla de hábitos, formas convencionales de hacer las cosas y acciones razonadas”
” La forma de vida también refleja las actitudes, los valores o la visión del mundo de un individuo. Por lo tanto, un estilo de vida es un medio de forjar un sentido del sí mismo y de símbolos culturales que ayudan a crear una identidad personal. No todos los aspectos de “estilo de vida” son totalmente voluntarios. El entorno social y tecnológico del individuo, pueden limitar las opciones de estilo de vida disponibles y los símbolos que él / ella es capaz de proyectar a los demás y a sí mismo.”
En los textos anteriores, vemos que aparece un concepto ligado al de “estilo de vida”: Subcultura. Veamos qué es, recurriendo de nuevo a la Wikipedia…
“Subcultura” se usa en sociología, antropología y semiótica cultural para definir a un grupo de personas con un conjunto distintivo de comportamientos y creencias que les diferencia de la cultura dominante de la que forman parte. Se trata, pues, de un término partitivo no peyorativo. Toda subcultura implica un sistema de normas y valores de cierta autonomía, aunque sin desligarse de la cultura global. Podemos hablar de la subcultura católica o gitana, de la subcultura juvenil o campesina, de la subcultura criminal o musical, ello no significa en absoluto anormalidad, agresividad o enfrentamiento a la sociedad, propios de la contracultura (Cfr. J. M. Yinger T. Roszak). M. M. Gordon (“The Concept of the Subculture and its Application”, Social Forces, vol. 26, 1947, pg. 40) definió así el término: “Subdivisión de la cultura nacional, compuesta de una combinación de situaciones sociales, tales como de status de clase, transfondo técnico, residencia regional, rural o urbana y afiliación religiosa, aunque formando en su combinación una unidad de funcionamiento dotada de un impacto integrado en los individuos participantes”
(…)
“Una cultura es frecuentemente asociada a personas de todas las edades y clases sociales que poseen preferencias comunes en el entretenimiento, en el significado de ciertos símbolos utilizados y en el uso de los medios sociales de comunicación y del lenguaje. En ese sentido se dice también que las corporaciones, las sectas, y muchos otros grupos o segmentos de la sociedad, con diferentes y numerosos componentes de la cultura simbólica o no material pueden ser observados y estudiados como subculturas.” [4]

SÍNTESIS:
A la vista de las definiciones anteriores, podríamos sintetizar el “estilo de vida” como la forma en que la vivimos, con patrones de comportamiento identificables nacidos de la interacción del individuo con la sociedad. Estos patrones de comportamiento se manifiestan de forma material (vestuario, vivienda, alimentación…), en las relaciones sociales (amistades, familia, asociaciones, trabajo, ocio…) y en el plano ideológico (filosofía, ideas, valores, creencias…). Asimismo, podemos observar que a nivel colectivo todos estos patrones de comportamiento constituyen una subcultura, la del  BDSM, que posee una identidad propia que se superpone a la cultura dominante y que se manifiesta a través de símbolos, normas, ideología, creencias, relaciones, formas de entretenimiento, jerga, etc.
Por tanto, podríamos definir como “Estilo de vida BDSM”, aquel en el que el individuo participa en mayor o menor medida de la subcultura BDSM:
-  Estructurando sus relaciones sociales en función de sus intereses: Amistades, familia, asociaciones, redes sociales, clubs, celebraciones…
- Invirtiendo tiempo y medios en la realización de estos intereses: Adquisición de libros, revistas, instrumentos específicos, espacios, locales, eventos, talleres…
-  Compartiendo y asumiendo creencias e ideas propios de la subcultura BDSM.
Es importante señalar aquí que estos patrones no son únicos, ni excluyentes de otros posibles, así como tampoco son indicativos de grado alguno. No podemos, por ejemplo, fijar un nivel mínimo de gasto de recursos o de amistades como indicativos de “estilo de vida”. Otro factor a destacar es el hecho de que “vivir” un estilo de vida determinado (por ejemplo, el nuestro) no es excluyente de otros estilos de vida. Cabe también señalar aquí que adoptar un determinado estilo de vida puede ser tanto una opción consciente y voluntaria como no serlo.

Estilo de vida Saludable / no saludable:
 Desde el punto de vista de la forma en que nos afecta vivir un determinado estilo de vida, éstos se clasifican en saludables o no saludables. Por ejemplo, ser drogadicto o alcohólico puede implicar un determinado estilo de vida, pero éste sería un estilo de vida no saludable. Hacer ejercicio y cuidar nuestra alimentación pueden implicar un estilo de vida saludable, siempre y cuando se haga de forma sensata. Por ejemplo, obsesionarse en exceso por una alimentación sana puede derivar en un trastorno obsesivo-compulsivo denominado “ortorexia” [5].
Un buen ejemplo de estilo de vida, en este caso no saludable, lo podemos encontrar entre las personas aquejadas de anorexia nerviosa[6]. Desde el punto de vista de las definiciones de estilo de vida y de subcultura reúnen todos los requisitos:
- Estructuran sus relaciones sociales en función de sus intereses…
- Invierten tiempo y medios en la realización de los mismos…
- Comparten y asumen creencias que les son propias…
Sin embargo, es fácil entender lo poco saludable que es éste estilo de vida, el cual pone en muy grave riesgo a la persona que “lo vive”.
La línea que separa los estilos de vida saludables de los no saludables la marca la forma en que éstos afectan al individuo y su relación con el resto de la sociedad. Estilos de vida que, en principio pueden parecer saludables a nivel individual pueden no serlo si, por ejemplo:
- Nos impiden la normal relación con el resto de la sociedad (por ej. Obsesionándonos).
- Dedicamos a ello tiempo, medios y recursos más allá de nuestras posibilidades.
- Nos causan problemas de salud.
-  Nos causan infelicidad, sufrimientos, etc.
-  …
También, y directamente relacionado con el “colectivo”, las ideas y creencias que le son propias al estilo de vida concreto, esto es, la filosofía del mismo, pueden hacer que éste sea “no saludable”.

Estilo de vida BDSM Saludable:
Llegados a éste punto, creo que ya tenemos las herramientas suficientes para poder intentar definir cuál sería el estilo de vida BDSM saludable…
El estilo de vida BDSM saludable es aquel que:
- No interfiere en nuestra relación con la sociedad (familia, trabajo, amistades…).
- No nos causa problemas de salud (psíquica/física/social).
- Contribuye a nuestro bienestar y felicidad.
Estos puntos, así como todos aquellos que de ellos puedan derivar, son fáciles de entender. Sin embargo, hay otro aspecto más que puede marcar la diferencia entre saludable / no saludable: La filosofía BDSM, entendiendo ésta como “la manera de pensar o ver las cosas”. Veámoslo.

Filosofía BDSM:
A pesar de que circula mucho pensamiento mágico acerca de lo que es el BDSM y la filosofía del mismo, lo cierto es que el BDSM no es más que una forma de relación entre dos (o más) personas que de forma libre y consensuada deciden establecerla. Ésta relación se caracteriza por que los implicados acuerdan que se desarrolle de forma asimétrica en términos de poder, asumiendo cada cual desde la igualdad y por un tiempo indeterminado, el rol de Dominante o dominado (Activo / pasivo).
No forman parte de la filosofía BDSM aquellas ideas cuya base proceda de planteamientos de supremacía de un sexo, raza, clase o cualquier otra condición sobre otros/as, las cuales se sitúan más dentro del campo del maltrato, racismo, discriminación, etc. que son ampliamente rechazadas por la subcultura BDSM. Los roles BDSM son elegidos por cada individuo de forma libre, independientemente de cual sea su condición.
Naturalmente, ésta es una simple aproximación a la filosofía del BDSM. Si desean leer más acerca de ella, les recomiendo que lean, por ejemplo el “Manifiesto del Día Internacional BDSM” de la Escuela de Cibersumisas publicado en el nº 2 de Cuadernos de BDSM[7]. Es interesante que también lean el Especial nº 2 de Cuadernos de BDSM, “El lado oscuro del BDSM: Las relaciones destructivas”[8], de la señorita Felina a fin de obtener conocimientos para discernir entre BDSM y otros conceptos ajenos al mismo. Y, finalmente les recomiendo también la lectura del artículo “Diez preguntas sobre BDSM” de el Sr. WhipMaster, publicado en el Cuadernos de BDSM nº 15[9].

Mis Conclusiones:
Al inicio de éste artículo, me formulaba las siguientes cuestiones acerca del término Estilo de vida BDSM: “¿Pero a qué se refieren? ¿Qué quieren decir con esto? ¿Existe el estilo de vida BDSM? Si es así, ¿cuál es?”. Finalmente, considero que ya puedo darme una respuesta.
Al manifestar que tenemos un estilo de vida BDSM,  nos estamos refiriendo a que dedicamos tiempo y recursos al BDSM. Que estructuramos nuestras relaciones en torno al mismo en mayor o menor medida. Que participamos de la subcultura BDSM a través de sus múltiples manifestaciones y que compartimos unas creencias que le son propias. Que existe un  estilo de vida BDSM saludable y que éste es una forma de relación en la que los implicados asumen, de forma libre y consensuada, que la misma discurra dentro de una asimetría de poder sin que esto perjudique su interacción con la sociedad de la cultura dominante. Y, sobre todo, que el estilo de vida BDSM no implica en absoluto vivir una “Historia de Ô”.