Páginas vistas en total

martes, 16 de agosto de 2016

REGLAS DEL ESCLAVO


1. A partir del momento en que tu Amo te acepta como esclava pasas a ser de su entera propiedad en cuerpo y mente y tu única aspiración será adorarlo y complacerlo cada día mas y mejor

 2. Tu no tienes voluntad ni quieres nada. Tus únicos deseos son las ordenes de tu Amo.

3. Tu no tienes nombre. Eres simplemente un objeto, un instrumento que tu Amo podrá llamar como quiera y usar en cualquier momento para obtener placer sexual o mental. Tu obligación es darle el máximo.

 4. No harás nada que no sea ordenado o autorizado por tu Amo. Permanece siempre expectante porque las ordenes pueden serte dadas de muchas formas: de viva voz o con una simple mirada, a puntapiés o a latigazos, señalando con la punta de los dedos o chasqueándolos, etc..

5. Escucha con la máxima atención las palabras de tu Amo y cumple sus ordenes al pie de la letra.

 6. A cualquier indicación de tu Amo contestarás siempre "Si, mi Amo" o lo que el te haya ordenado, agachando la cabeza en señal de obediencia. Para ti el NO es impronunciable.

 7. Para tomar cualquier decisión, tanto en tu vida privada como en relación con tu Amo, lo harás en función de sus gustos y preferencias, tal como el te habrá enseñado durante tu doma

 8. No tienes derecho a cruzar tu mirada con la de tu Amo. Permanece con la cabeza agachada en señal de obediencia y sumisión salvo que el desee lo contrario.

 9. Mientras estés en escena pero no seas usada permanecerás en el rincón que tu Amo te tenga reservado guardando la que debe ser tu posición "de espera": de rodillas, con la cabeza agachada y en silencio. Podrás apoyar las nalgas sobre tus talones pero mantendrás la espalda erguida y los brazos pegados al cuerpo para realzar tus pechos. Apoyarás las palmas de las manos sobre los muslos y procurarás que los dedos queden bien estirados y separados.

 10. Tu otra posición habitual será a cuatro patas, como una perra, manteniendo la espalda horizontal, las piernas abiertas y separadas y el coño expuesto.

11. Cuando tu Amo te llame a su presencia te presentarás ante él adoptando en la posición "de examen": de pie, piernas abiertas, espalda erguida, manos en la nuca. Después de ser examinada debes ponerte de rodillas frente a el, tu cara a la altura de su polla.

 12. Aprende los gestos y las actitudes propias de una esclava: nunca cruces las piernas, ni en publico ni en privado, y acostúmbrate a mantener los labios entreabiertos. Aprende también las posiciones para servir de mueble a tu Amo: como felpudo o mesilla auxiliar, para que sus pies puedan descansar sobre tu espalda, para que las palmas de tus manos le sirvan de bandeja o cenicero, para sostener una copa entre tus pechos...

 13. Cuando estés en el trabajo, en tu casa o por la calle y tu Amo te llame para que acudas a su presencia lo harás sin excusas ni dilaciones innecesarias. Estás a su entera disposición las 24 horas del día. Ten siempre a mano las prendas o los objetos necesarios para presentarte ante él.

 14. No te preguntes las razones de las ordenes o castigos de tu Amo. Simplemente acéptalos y cúmplelos poniendo todo tu empeño en ello. Tu dolor es el placer de tu Amo y esa es la única razón de tu servidumbre

 15. No esperes de tu Amo las más mínimas muestras de afecto. Lo mas parecido a ellas serán los azotes de su fusta, que agradecerás uno a uno diciendo "Gracias, mi Amo" o lo que él te haya ordenado.

 16. Tu Amo decidirá cual debe ser tu aspecto en cada momento. Como debes mostrarte ante él y cómo en público. Por regla general llevarás peinados sencillos y cortes de pelo rectos. Tu ropa de calle habitual consistirá en prendas discretas y holgadas y zapatos planos

 17. Te comportarás en público con la máxima discreción, pero si tu Amo desea verte o exhibirte como una putaperra entonces deberás vestir la indumentaria apropiada y adoptar poses obscenas y extremadamente provocativas.

 18. Tu Amo podrá depilarte o raparte como y cuando le apetezca, para castigarte o simplemente para ajustar tu aspecto a sus deseos. Si temes ser rapada, piensa que para él aumentará tu atractivo y que es a el, solo a el, a quien debes gustar.

 19. Puesta en escena, tu Amo decidirá las prendas que debes lucir en cada situación, Por regla general se consideran imprescindibles un collar de perra y calzado de tacón alto, sean botas por encima de las rodillas, zapatos de salón o sandalias que estimulen su fetichismo. Cualquier otra prenda no deberá dificultar el acceso inmediato de tu Amo a tus orificios. Por eso están prohibidos los panties y se recomienda que los bodies, corsés, etc. dejen los pechos al descubierto y los realcen.

 20. Te sentirás orgullosa de llevar el collar de perra o cualquier otro atributo de esclava que tu Amo te imponga (cadenas, marcas, etc.) pues significan que le perteneces

 21. Cuando tu Amo te ordene que te quites o pongas una prenda lo harás con celeridad y dejando las cosas perfectamente ordenadas

 22. Procura reunir un buen vestuario de cuero, látex, charol o vinilo así como un muestrario variado de botas y zapatos conforme a las preferencias de tu Amo. En tu ropero habrá por lo menos indumentaria adecuada para asumir los roles de criada, puta, esclava y gran perra.

 23. Cuida tu cuerpo para que tu Amo te encuentre siempre atractiva y dispuesta a ser usada. Mantén con el máximo cuidado la higiene corporal. Evita los perfumes fuertes y los excesos de cosmética y maquillaje salvo que tu Amo lo desee. Tu cutis, tus labios, tus pechos o tu coño deben parecerle apetitosos en todo momento

 24. En presencia de tu Amo cuida tus gestos, tus posturas y tus movimientos de forma que resulten excitantes. Descubre tu misma cuando le apetece verte insinuante y sensual y cuando desea que seas la más guarra y la más salvaje de las putas.

 25. En este caso demuéstrale sin ninguna reserva que estás hambrienta de su polla y de su látigo.

 26. Venerarás los instrumentos con que tu Amo te someta a su disciplina con la misma reverencia con que adorarás su polla.

 27. La polla de tu Amo requiere la máxima adoración. Cuando la introduce en cualquiera de tus orificios. Cuando la lames o la succionas. Cuando te la refriega por la cara. Cuando mana chorros de semen. Cuando te rocía con su orina o simplemente cuando está en erección, sea a la vista, sea oculta.

 28. La leche eyaculada por tu Amo será para ti un regalo precioso y un exquisito manjar que en ningún caso debes desperdiciar. Recoge siempre con el máximo cuidado la que quede alrededor de tu coño o sobre tu cuerpo y trágatela golosamente a no ser que recibas la orden de darte un masaje con ella. Si a tu Amo le apetece correrse en tu boca o en tu cara, o si quiere que le limpies la polla después de correrse, usa la lengua.

 29. Si tu Amo se corre en un preservativo, pídele permiso para apurar su contenido. Si se masturba, acércale una fuente y sosténla para recoger su chorro de leche. Luego límpiale cuidadosamente la polla y las manos con tu lengua y pide su autorización para sorber su leche como una perra hambrienta.

 30. Vas a ser usada como el urinario de tu Amo. Ofrécele tu cuerpo, tus manos y tu boca para ser regada. Aprende a recibir la orina de tu Amo con la boca abierta y aprecia su sabor, porque es el sabor de tu Amo. Rinde a la orina de tu Amo los mismos honores que a su leche.

 31. Cuando tu Amo te considere suficientemente adiestrada te concederá sus excrementos. Aprende a lamerle el culo, a recibirlos y a venerarlos. No rechaces la posibilidad de ser alimentada con ellos.

 32. En presencia de tu Amo no tendrás intimidad. Suplica su autorización para hacer tus necesidades y él decidirá como y donde debes hacerlas.

 33. Dormirás desnuda y en el suelo. Si tu Amo te permite hacerlo de forma mas confortable considéralo un privilegio.

 34. Cuando tu Amo te ordene que cojas o le traigas algo tu forma natural de hacerlo será con la boca y desplazándote a cuatro patas o sobre tus rodillas.

 35. Tu lugar natural para comer es el suelo, como las perras. Deberás acostumbrarte a hacerlo sin ayuda de las manos, a mordiscos y lametazos, ensuciándote la cara, sorbiendo los líquidos

 36. Mantén tu boca entreabierta, tu lengua y tus labios húmedos y dispuestos para lamer y chupar en cualquier situación, salvo cuando tu Amo te amordace.

 37. Cuando tu Amo te ordene que limpies algo hazlo lamiendo, tanto si se trata de alguna parte de su cuerpo (polla, manos, ano..) como de sus zapatos o incluso del suelo.

 38. Por regla general permanecerás en silencio, pero cuando dirijas la palabra a tu Amo hazlo con el máximo respeto y dándole el tratamiento que te ha enseñado (mi Amo, mi dueño, mi señor...). Mantén la cabeza agachada y háblale sin levantar el tono de voz. Utiliza frases cortas y di las cosas con claridad, brevedad y precisión. No hagas preguntas innecesarias. Tienes terminantemente prohibido decir cosas del tipo "quiero..", "me gustaría", etc. pues tu voluntad ha sido anulada

 39. Cuando te encuentres en presencia de tu Amo y una tercera persona te dirija la palabra deberás darle a entender que primero debe dirigirse a él para que te autorice a hablar

 40. Cuando participes en escenas en las que además de tu Amo intervengan otras personas o esclavos, demuestra a todo el mundo que tu Amo es el mejor y que ha hecho de ti la más sumisa, la más guarra y la mas puta de las esclavas. Haz que se sienta orgulloso de ti.

 41. Llegará el día en que tu Amo te prestará a otros Amos, a sus amigos o incluso a otros esclavos. Sírvelos tal como tu Amo desee y niégate a todo aquello para lo que no tengas su autorización. Delata a quienes pretendan separarte de tu Amo.

 42. Si tu Amo posee otras esclavas o esclavos además de ti, serás siempre la ultima en sus preferencias. No aspires a ninguna prioridad o trato preferencial.

 43. Tus órganos sexuales no te pertenecen. Como todo tu cuerpo son propiedad de tu Amo que dispondrá de ellos a su antojo. En ningún caso podrás usarlos para buscar placer por tu cuenta sin la autorización de tu dueño.

 44. Tus orgasmos serán siempre autorizados y administrados por tu Amo. No tendrás ninguno sin su permiso, que incluso suplicarás cuando estés siendo usada por él. Si incumples esta regla te expones a un castigo muy severo.

 45. Tu coño, tu ano y tu boca serán follados indistintamente

 46. No rehuyas ni opongas resistencia a la disciplina o los castigos que tu Amo te imponga. Superarás mejor cada una de las pruebas si aprendes a tensar o relajar tu cuerpo en función de las situaciones, cuando tu Amo te azote, te fustigue, te golpee, te pellizque, te arañe, te ate, te amarre, te suspenda o te folle.

 47. Acepta las marcas que los azotes de tu Amo dejarán sobre tu cuerpo. Son adornos para su placer. Tu Amo decidirá si debes ser tatuada o anillada, donde y cuando. Las esclavas anilladas son siempre las preferidas de sus Amos.

 48. Desarrolla tu capacidad de autocontrol sobre las sensaciones dolorosas para mejorar progresivamente tus prestaciones. Verás gozar a tu Amo y te sentirás satisfecha de conseguirlo.

 49. Eres una esclava y no tienes capacidad de iniciativa, pero debes rehuir las actitudes puramente pasivas y resignadas, absolutamente inapropiadas. Muéstrate siempre expectante, participativa e imaginativa. De vez en cuando ofrece a tu Amo alguna parte de tu cuerpo para su disfrute, regálale prendas u objetos que pueda usar contigo y demuéstrale aquellas de tus habilidades que últimamente no ha explotado. Hazlo para complacerle pero asume que si no lo consigues serás castigada.







 50. El adiestramiento y el aprendizaje de una esclava no acaban nunca. La imaginación es el mejor instrumento para un perfeccionamiento constante.

 51. Confiesa a tu Amo todo aquello que realices en contra de su voluntad, incluso los pensamientos negativos. Se absolutamente transparente porque la mentira o el engaño significarían el fin de tu servidumbre. Ahuyenta tus dudas exponiedolas abiertamente. Tu Amo decidirá los castigos que mereces y tomará las decisiones oportunas para tu reeducación

 52. Solicita periódicamente autorización para exponer a tu Amo un balance de tu servidumbre: los cambios que notas, los logros de los que te sientes orgullosa, aquellas cosas en las que temes no complacerle al 100% y aquellos otros retos frente a los cuales todavía te sientes insegura o temerosa. Pídele ayuda para vencerlos y renueva tus promesas de absoluta sumisión.

 53. Agradece infinitamente a tu Amo cada uno de sus desprecios, de sus castigos, de sus humillaciones, de sus azotes... porque son etapas del camino que conduce hacia la virtud.

 54. El poder y la autoridad de tu Amo te infunden temor y respeto. Su sabiduría y su perverso refinamiento te fascinan. Estás orgullosa de pertenecerle y tu máxima satisfacción es comprobar que usarte le produce mas placer cada día.

 55. Conclusión: si deseas satisfacer plenamente tus fantasías de esclava debes concentrar todas tus energías, absolutamente todas, en adorar, complacer y obedecer ciegamente a tu Amo, tu único Dueño y Señor.
ah esto lo hizo un tal Whipmaster ke dice ke hay ke decirlo ke lo hizo el me lo pasaron estando en charozona hace unos años.


EL DOMINANTE


Una muy buena cita, y puedes oírla de una persona dominante. Si, los dominantes nacen de esta manera .Pero tienen que empezar por algún sitio, el aprendizaje es una herramienta muy importante para un dominante que quiera llegar a ser eso:  un buen dominante.
Entonces, ¿qué es un buen dominante?
Lo que sigue es una opinión y de ninguna manera es la única a seguir, hay muchas opiniones diferentes respecto a este asunto y te sugiero que las busques. Se usa  el pronombre en masculino , pero los dominantes pueden ser hombres o mujeres.
 ¿Qué debe ser un dominante? La pregunta sólo puede ser contestada de forma individual . Pero aquí hay una  respuesta orientativa de lo que debe ser un dominante.
El dominante debe tener el control de sí mismo , antes de nada. Él es comprensivo, protector...No permite que su ego lo ciegue a la hora de aprender cosas sobre Él y sobre su sumisa. Él sabe como amar y cómo apreciar el regalo que se le ha hecho.
Cuando el dominante encuentra una nueva sumisa, Él no exige respeto sino que se lo gana, primero explora su mente, conociéndola a fondo, no busca seducirla sino conocerla primero como persona , para así construir una relación de pareja, en caso de que vaya a haberla.
Si es un buen dominante, no hace todo esto para ganarse una sumisa sino porque es capaz de encandilar a alguien sin la trampa de la sexualidad. NO es un ave de rapiña sino un profesor que desea compartir sus conocimientos y con la satisfacción de que así puede ayudar a alguien más.
Si ella se le ofrece como sumisa, Él será el primero en ofrecer información personal, ya que se da cuenta de lo peligroso que es que ella caiga en las manos equivocadas y busca guiarla protegiéndola, no se toma a la ligera sus preocupaciones porque sabe que para ella son muy reales.
Él también sabe que su relación depende de la sinceridad, de la comunicación. Él será sincero respecto a sus vida, a sus gustos, a lo que espera de ella y sabe que ahí ella estará poniendo toda su confianza en Él, por lo tanto, no debe jamás defraudarla en ese sentido.
Para poseerla , primero debe ganarse su respeto , para hacerlo debe demostrar que es quién dice ser , que se preocupa por ella , que saltará sus límites para que ella se de cuenta de lo fuerte que puede llegar a ser y que se tomará todo su tiempo para conocerla como persona primero y luego como sumisa, Él sabe lo maravilloso que es el regalo que ella le da y toda la confianza que pone en Él.
Con este propósito, habla con ella ,conociendo sus necesidades y deseos y expresando los suyos propios , incrementando la confianza en ella misma , saltándose poco a poco sus limitaciones para hacerle ver que puede ser más fuerte de lo que ella pensaba , es decir, abriendo poco a poco la flor de su sumisión.
Si ella tiene una baja autoestima, El le demuestra que la respeta y que se encuentra feliz de poder compartir su tiempo con ella .Él le muestra que es bella , enfatiza sus cualidades y le explica que el regalo que a Él le ofrece es el más grande de todos, ella misma.
Él se toma su tiempo para conocer su alma antes que su cuerpo ya que el dominante conoce a su sumisa , tiene lugar una conexión que a Él le permite adivinar sus deseos, sus necesidades, sus pasiones. Con este nuevo conocimiento, el dominante puede llevar a su sumisa a cotas más altas de placer , guiarla y caminar con ella, juntos, mientras buscan niveles más altos de amor y compromiso.
Al aceptar una sumisa, un dominante contrae muchas responsabilidades . Él no la ayuda sólo en el dormitorio sino también en la vida . Él está ahí siempre que ella lo necesita , para cuidarla, para aliviarla cuando esté deprimida, para aliviar su dolor cuando esté enferma , para ayudarla a superar sus miedos y preocupaciones, para abrazarla y amarla cuando necesite afecto.
Él lo hace porque así lo desea, ya que el regalo que ella le ha hecho lo ha dado por su propia voluntad. Él intenta comprender su mente, su alma, porque sólo así ambos pueden crecer como personas. Ella es su posesión más preciada y Él se esfuerza por mostrarle su amor así como lo hará ella, todos los días.
El dominante no busca cambiar a su sumisa en lo que Él quiere pero aprovecha la oportunidad de mostrarle lo que ella puede llegar a ser. Él disfruta mostrándole sus cualidades y la guía para ayudarla a convertirse en la persona que ella quiere ser. Él le indica cual puede ser el camino más correcto a seguir pero nunca se lo impone. Una vez que ella lo encuentre, Él la animará a seguir , empujándola despacio para que sea la mujer que Él sabe que puede ser.  
¿Hay un perfil del dominante perfecto?.



 Creo que no, la perfección es algo que se intenta alcanzar pero nunca se obtiene. Es la lucha por lograr la perfección lo que hace a un buen dominante. No hay una descripción de un buen dominante así como la belleza depende del ojo que mira. Todo lo que se puede decir es que un dominante debe tener buenas cualidades tales como fuerza, habilidad, confianza en sí mismo, control , y saber que siempre puede aprender más. Él debe ser cariñoso, alegre, con honor y caballeroso , debe respetar no sólo a su sumisa sino también a todas las demás mujeres.  




El dominante debe estar seguro de sí mismo, y no por ello pensar que es superior a los demás. Él debe estar seguro de sus ideales pero no tan seguro como para creer que son la única opción. Él debe dejar que cada uno viva su vida, aunque sea distinta a la suya sin dejar a nadie en ridículo. Si ve algo que está mal, debe intentar arreglarlo pero no imponiendo su visión como la más acertada .
Él debe conocer la diferencia entre el castigo y el juego , entre el dolor y la sensación. Nunca abusa de su poder cuando está enfadado , ni se muestra enfadado y contrariado mientras juega y no descarga su ira sobre su sumisa ya que sabe que para controlarla debe controlarse Él mismo primero.  



Él ejercita sus artes para ayudar a su sumisa en la tarea de ser la mujer que ella quiere ser, y se toma su sumisión muy en serio, sabiendo que es algo que ella no da a la ligera y así debe considerarlo , como una joya preciosa.
La sumisa debe afianzar su feminidad. Ella se ofrece a su Amo libremente y le regala su sumisión a cambio de amor, guía, comprensión y sinceridad. Ella obedece porque así lo quiere, no porque se vea forzada a ello.
Ella llega a Él siendo una mujer, pero insegura de su papel, buscando su guía y aprende rápidamente que es lo que se espera de ella. Con este aprendizaje y a medida que Él se abre mas a ella, ella empieza a darse, a dar su alma, sus secretos, hasta que los dos estabilizan su relación , construyéndola día a día, compartiendo sus secretos y sus almas, y caminar así, juntos por la vida.
A ella jamás debe intentar quitarle el control ya que ella se lo ofrece libremente cuando ya hay un fuerte vínculo de confianza entre ambos. La sumisa debe tratar a su Amo dándole todo lo mejor de ella misma y el Amo debe tratar a la sumisa aceptándola como es y su sumisión hacia Él.
El entrenamiento es una parte importante dentro de la relación. La  sumisa debe saber cuando arrodillarse , cómo sentarse, etc...Ella hace todas estas cosas para complacer a su Amo en todo lo posible.
Se dice que el dominante tiene todo el control y en algunos casos, así es . pero es una relación de mutuo acuerdo, el dominante tiene el control pero solo hasta donde la sumisa no vea invadida su intimidad. Él debe expandir sus límites para el placer de ambos. Sin embargo, la sumisa puede irse en cualquier momento, aunque esto sea duro, si el dominante no satisface sus necesidades e intereses.
Se dice que una sumisa no tiene responsabilidades pero esto no es así. Ella debe agradar a su Amo, actuar como Él desea, debe respetar a su Amo así como Él debe respetarla y protegerla.
Ella debe confiar en su Amo así como Él en ella. Ella necesita saber cuando su Amo está actuando para su mejor interés y cumplir, gustosamente, sus órdenes. A veces, tendrá que hacer cosas difíciles e incluso, embarazosas, pero no las debe de hacer ciegamente sino sabiendo que es para el placer de ambos.
Una sumisa tiene un papel maravilloso si encuentra al Amo adecuado. Con Él, crecerá emocionalmente y espiritualmente hacia lo que quiere llegar a ser , aprenderá a amar libremente y encontrará la fuerza dentro de ella. 



El dominante también se convierte en el hombre orgulloso de ser profesor y  protector. Orgulloso de ocupar su lugar y del placer mutuo . Juntos, embarcarán en un viaje que los llevará fuera de los límites de la sociedad hasta la inmensidad del universo.